Un amor romántico de esos que se sienten en el alma, en las venas, en el estómago y hasta en las rodillas. Un amor que recorre todo el cuerpo. Un amor que cambia pero que al mismo tiempo crece y se alimenta con los años. Un amor que no se acaba. Un amor que enamora una y otra vez.